Principios y Valores

  1. Principio de respeto: El Colegio como un espacio de formación ciudadana, cree firmemente en la capacidad de las personas de respetar su condición humana, esto significa generar un espacio acogedor y de cuidado hacia las relaciones interpersonales, creando de este modo en la comunidad educativa (a nivel de pares y a nivel jerárquico),  conductas de sana convivencia, adquiriendo deberes,  derechos y normas de conducta para el adecuado enfrentamiento de las diferencias y posibles conflictos.
     
  2. Principio de diversidad e inclusión: Reconocemos y valoramos la diversidad humana, en tanto religión, raza, nacionalidad, género, características individuales, etc. Nuestro colegio aborda su realidad circundante, reconociendo distintas procedencias sociales y culturales de su comunidad, abordando las necesidades de estas diferencias en un espacio común y de respeto a dichas diferencias, especialmente en un contexto de aprendizaje.
  3. Principio de responsabilidad: Nuestro Saint Charles College valora significativamente el sentido de compromiso y la responsabilidad de cada estudiante frente a su proceso educativo, estimulado por altas expectativas, ya que creemos en los grandes logros posibles de cada integrante de la comunidad. Este desafío formativo debe proyectar una actitud de perseverancia permanente, para enfrentar desafíos progresivamente crecientes a lo largo de todo su trayecto educacional.
  4. Principio de Colaboración: Los logros personales no son entendidos en un contexto individualista, al contrario, estimulamos y esperamos que ello ocurra en un contexto de colaboración permanente entre todos los agentes o estamentos de nuestra comunidad educativa. La solidaridad, lealtad con el otros, el compañerismo son valores que estimulan positivamente el trabajo en equipo, competencia básica para los desafíos de inserción laboral futuro de nuestros estudiantes y valor base de la vida en ciudadanía.
  5. Principio de desarrollo de la identidad: Cada individuo busca su proceso de individuación, vale decir, el logro de una identidad y personalidad íntegra. Si bien es una responsabilidad inicial del núcleo familiar, creemos como principio educativo que podemos aportar significativamente, para que cada niño, niña o joven reconozca sus cualidades y defectos, para que de forma paulatina, genere una autoestima que le permita enfrentar con seguridad los distintos escenarios de desenvolvimiento personal. A su vez, la identidad se da en un contexto institucional, con ciertas características e historia que le son propia, por ello otro desafío es generar un sentido de identidad y pertenencia institucional, que de cohesión y cobijo a los anhelos particulares.   
  1. Principio apoyo familia y escuela: Las madres, padres y/o apoderados de nuestro colegio deben ser agentes responsables y participativos del proceso educativo de sus hijos. Colaborando activamente en su desarrollo y comprometiéndose a las responsabilidades de desarrollo formativo y pedagógico, en el contexto de nuestro proyecto educativo, se espera su participación activa para un trabajo conjunto a favor de nuestros estudiantes.
  2. Principio del estudiante como centro del aprendizaje para el desarrollo de competencias: Nuestro colegio comparte el consenso nacional e internacional de la educación en el siglo XXI: Aprender a Conocer, Aprender a Hacer, Aprender Ser y a Convivir. Lo anterior se traduce en prácticas pedagógicas donde el estudiante debe ser centro de la adquisición de competencias de pensamiento específicas y transversales, para un enfrentamiento progresivamente autónomo de su aprendizaje.

      Por consiguiente el estilo de relación educativa y lugar del docente es de facilitador del            aprendizaje, aportando con estrategias y metodologías articuladas con las demandas .            ministeriales de la actual normativa nacional.

     Desarrollamos métodos de aprendizaje con actividades que permitan la comprensión de       lectura y resolución de problemas, los objetivos del proceso también involucran que los           estudiantes puedan conocer, aplicar, analizar y evaluar la información, comunicando los         resultados de sus procesos de aprendizaje.

  1. Principio de monitoreo a los aprendizajes: Pedagógicamente queremos caminar consientes y claros sobre el proceso que se lleva a nivel de aprendizaje e institucionalmente. El proceso de evaluación, por tanto, pone el acento en el proceso, ya que de esta manera es determinante ir tomando decisiones pedagógicas, para el ajuste de los métodos, materiales y otros medios de implementación del currículo.

      Principio de articulación de procesos institucionales: Promovemos una gestión                         participativa, donde es determinante la necesidad de articular el tránsito educativo de los       niveles iniciales a los avanzados, lo que posibilite un estándar o práctica institucional que         de coherencia, congruencia y factibilidad a un proyecto con objetivos comunes y                       compartidos por todos. Es importante en este punto resguardar desde los distintos                 elementos organizacionales la claridad en roles, procedimientos y clima institucional                 donde estos se llevan a cabo.

  1. Principio de herramientas para la inserción social y laboral: Las actuales tecnologías son en sí mismas una demanda y una necesidad permanente y cambiante, debido a la importancia de ello para el futuro de nuestros estudiantes, las TIC ocupan un lugar importante en nuestro proyecto educativo. Otro sello que es identificable, es la enseñanza del idioma inglés y las oportunidades que éste brinda en las demandas laborales. Ambos ocupan un lugar importante dentro de la inserción extracurricular y curricular, con el objetivo de entregar herramientas para la vida y las posibilidades laborales.